Dockers y Levi Strauss & Co. apuestan por el modelo virtual shopping de Robinbrick

18.03.2021

ROBINBRICK, empresa patrocinadora del Design Institute of Spain (D!OS), creada en 2018 y dirigida por Hernán Camps Tascón, es una herramienta imprescindible para el sector del retail dónde un e-commerce no basta para vender a golpe de 'scroll&click'.

Madrid, 18 de marzo de 20201.-

RobinBrick es una plataforma que conecta horizontalmente los datos de los diferentes departamentos de una empresa de retail mejorando la eficiencia, y verticalmente conecta casi 20 aplicaciones utilizadas en el punto de venta con su inteligencia artificial. Cada una de estas aplicaciones permite optimizar procesos, capturar el conocimiento del empleado en el punto de venta, capturar datos sobre la demanda y especialmente incrementar las ventas.Este software ya está funcionando en grandes marcas internacionales reconocidas del sector de la moda y se está probando en otros sectores como la joyería y el mueble.


Dockers fue la primera marca en implementar esta nueva plataforma de 'virtual shopping', que ahora impulsa desde España Levi Strauss & Co.

Esta empresa tecnológica se puso en contacto con la marca Levi Strauss, y desarrolló una herramienta de venta por videollamada. "Es una solución que pone en el centro al vendedor, y sirve para conocer información y democratizar KPIs. El servicio en tienda física ha empeorado en los últimos años, y para que la tienda se recupere hay que volver a esta función", asegura Hernán Camps.

Esta herramienta opera en dos vertientes. Por un lado, el cliente puede pedir cita previa para ser atendido en tienda de forma presencial. Antes de acudir a la misma, el consumidor debe elegir, desde la misma plataforma, la tienda a la que quiere acudir, así como la fecha y hora deseadas, y rellenar un cuestionario previo.

Poco después de lanzar este servicio, Dockers llevó el proyecto al formato vídeo. Este servicio digital permite a los dependientes de las tiendas asesorar a sus clientes a cualquier hora y en formato videollamada, sea esta con cita previa o con llamada inmediata.

Para ser atendido, el cliente recibe un link, a través del cual accede a la cita virtual con un dependiente de tienda a la hora acordada. En la reunión, el vendedor, que a través de una tablet ha podido acceder a información relevante, atiende al interesado de forma personalizada, mostrándole prendas y revolviendo todas sus dudas. "Es un nuevo canal de venta phygital que une las virtudes del canal físico y del ecommerce", apunta Hernán Camps. Y los datos respaldan la tesis: la ratio de conversión es del 70%.

Robinbrick asegura que uno de los problemas de las plataformas de comercio electrónico es que las empresas cuelgan ahí su catálogo completo, y es el consumidor el que debe detenerse a mirar para escoger lo que quiere. La aplicación permite al vendedor escuchar lo que el consumidor quiere, y hacerle propuestas en base a lo que le puede interesar. "El cara a cara, además, incrementa la fidelidad del consumidor, algo que con el ecommerce no se crea", asegura su creador.

Por el momento, la plataforma desarrollada por RobinBrick todavía no ha visto la luz fuera del territorio español, aunque las previsiones apuntan a que se implementará en otros mercados en los próximos meses.

La plataforma ha duplicado semana a semana el número de citas registradas desde su lanzamiento, especialmente en el periodo de Navidad, en el que hubo un pico de demanda.

Las prestaciones de este servicio han interesado a varios operadores, entre los que se encuentran tres grupos de centros comerciales, que están manteniendo conversaciones con RobinBrick para llevar el modelo de 'virtual shopping' también a sus superficies.

¿Aún no formas parte de la comunidad del Design Institute of Spain (DIOS)?

¡Síguenos!